"Hace muchos años descubrí que algo absurdo como una simple caña podía contribuir a mi felicidad y, lo más notable, el poder proyectarla a un gran número de amigos"

Darío Pedemonte